Energía solar

La biomímesis aplicada a la energía solar

Primero que todo, ¿qué es biomímesis? Esta también es conocida como biomimética o biomimetismo, y básicamente es la ciencia que estudia la naturaleza como fuente de inspiración, para el desarrollo de tecnologías e innovaciones, que resuelvan problemas o hagan más simples algunas dinámicas humanas, sencillamente porque la naturaleza ya lo ha resuelto. 

La biomímesis ha servido como base para muchas profesiones y para muchas aplicaciones, entre las que se encuentra la arquitectura, la medicina, la ingeniería, entre muchas otras. Hoy en Colombia venimos con un avance acelerado y necesario en la transformación energética hacia fuentes renovables no convencionales de energía, cerrando el 2020 con 225 MW de capacidad instalada de energía limpia. 

En este campo también se ha buscado innovar y mejorar el rendimiento, rentabilidad y eficiencia de los sistemas fotovoltaicos, por eso, una de las tecnologías que ha comenzado a tomar fuerza en el país es la de los seguidores solares, que básicamente ha tomado de la naturaleza el funcionamiento de las especies heliotrópicas para aprovechar en su totalidad la radiación solar y así lograr maximizar la eficiencia de los campos solares. 

¿Cómo funcionan las especies heliotrópicas?

Una de las plantas que más se conoce y menciona dentro de estas especies es el girasol, que como muy bien su nombre lo describe, esta gira para seguir la trayectoria del sol, durante el día se mueve de este a oeste y en la noche vuelve a hacerlo en el sentido contrario para esperar su salida al día siguiente. Pero esta no es la única planta que lo hace, también está la alfalfa, la soja, el garbanzo, la caléndula, el algodón y otras plantas silvestres. 

Básicamente lo hacen debido a las auxinas, unas hormonas vegetales que participan durante todo su ciclo vital y que particularmente se distribuyen diferencialmente dentro de los tejidos de esta, que hacen posibles muchos de sus procesos morfogenéticos. Lo que han cuestionado muchos científicos acerca de esta hormona, es su diferenciación para aportar al alargamiento y a la proliferación de las plantas en distintos momentos y tejidos durante su desarrollo, ¿Cómo lo deciden? 

La auxina se produce en las partes en crecimiento de la planta y posteriormente se envía a otras partes de la misma donde es requerida, incluso al tallo. Para que la planta pueda absorber de forma eficaz y óptima los rayos solares, es necesario que el tallo se enderezca lo antes posible. Por esto se suministra más auxina a la parte inferior del tallo que a la superior, gracias a esto la primera crece más rápido y el tallo crece recto. Al regular el destino de la auxina transportada, las plantas logran aprovechar del mejor modo posible las condiciones cambiantes de su entorno.

Este es un proceso complejo pero vital y hermoso para el crecimiento de las plantas y para la eficiencia en cuanto a la absorción de la energía que reciben del sol. Así mismo, la ingeniería se ha inspirado en estos procesos para desarrollar una estructura móvil que, como las especies heliotrópicas, sigan la trayectoria del sol, aprovechando al máximo todos los beneficios que nos aporta esta gran estrella. En Solenium patentamos este desarrollo llamado Zentrack, que día a día buscamos potenciar con el fin de generar un proceso recíproco, en el que nuestro planeta nos aporte eso que precisamos sin necesidad de afectarlo negativamente. 

 

200 Visitas

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicadoLos campos requeridos están marcados *