Energía solar

La creatividad como elemento diferenciador de las startups

“Lo único constante es el cambio” esta frase célebre del filósofo griego Heráclito, nos confirma que como humanos y como sociedad estamos en constante movimiento y que la capacidad para generar algo realmente nuevo se vuelve tan importante que llega a entenderse como imprescindible para cualquier proceso. Ahí es donde la creatividad se vuelve necesaria en aras de encontrar una innovación constante. 

Esa capacidad y habilidad creativa propiamente de los humanos es lo que nos diferencia de las nuevas formas de inteligencia artificial. Que si bien, sumada a la big data, el internet de las cosas y muchos otros avances tecnológicos, nos proveen de información importante y nos hacen más sencillos muchos procesos, no son creativas y no saben qué es necesariamente relevante. Ahí es donde entendemos que no es el hecho de que las máquinas puedan ser más inteligentes que nosotros, sino cómo podemos usarlas para concentrar toda nuestra atención en fomentar la creatividad. 

Sin embargo, no todas las empresas se preocupan por hacerlo; y es precisamente eso lo que diferencia a las startups, aquellos emprendimientos que desde su natividad digital buscan cambiar las cosas y ser disruptivos con sus propuestas, entendiendo el mundo que los rodea y buscando mejorarlo y entregarle procesos más eficientes. Es por eso que en las startups son tan comunes los incentivos a los pensamientos creativos y se vuelve tan relevante mantenerlos como una constante.

La creatividad se ha subestimado por mucho tiempo, sin embargo, según el Foro Económico Mundial, esta se consideraba en 2015 como la décima habilidad más valorada entre los reclutadores de talento y en 2020 pasó a ocupar el puesto número 3. Hoy crear un nuevo producto o servicio, en gran medida, puede determinar el éxito o fracaso de una empresa/emprendimiento. 

La creatividad nos empuja a salir de nuestra ‘zona de confort’, dejar de lado los negocios tradicionales y no pasar desapercibidos en un mundo tan veloz y de tan variada oferta. De igual manera, de la mano de la creatividad siempre debe ir la innovación, pues así como lo afirma Theodore Levitt, economista creador del concepto globalización y profesor de Harvard, “La creatividad es pensar en cosas nuevas, la innovación es hacerlas”.

 

184 Visitas

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicadoLos campos requeridos están marcados *