Energía solar

¿Cómo saber si mi techo es apto para un proyecto de energía solar?

A la hora de instalar un proyecto de energía solar, surgen muchas dudas y es normal, pues aún se parte desde un desconocimiento, a pesar de que poco a poco se ha ido convirtiendo en una transformación más común tanto para empresas como para hogares. Una de las preguntas frecuentes que puede surgir en ese momento, es si es necesario hacer un cambio en el techo o cubierta que se tiene disponible, o el simple hecho de la capacidad estructural que puede tener el techo para soportar este tipo de proyectos incluyendo paneles y accesorios. 

Primero es importante reconocer que hay algunos techos que definitivamente no soportan este tipo de proyectos, como lo son la teja en lámina Ajover, la teja traslúcida Opal o cualquier tipo de domo, y toda cubierta que implique una teja muy delgada. Por otro lado, también es necesario revisar la estructura portante, pues la de fibrocemento no resiste un sistema de paneles solares.

Pero no te preocupes, hay muchas cubiertas que soportan este tipo de proyectos, como lo son las tejas UPVC, las tejas en barro y, las que más sugerimos, las tejas en lámina o metálicas. Estas últimas se han convertido en la solución ideal para instalar un proyecto de energía solar. Algunas de las ventajas de estas cubiertas son: 

  • La relación costo beneficio que es muy alta, al momento de hacer el cambio habrá que hacer una inversión significativa, sin embargo, a lo largo del tiempo, esto se verá compensado gracias al ahorro económico por su durabilidad, resistencia mecánica, bajo mantenimiento y la necesidad de una estructura portante menos robusta.
  • La durabilidad, esta cubierta está pensada para que dure mucho tiempo y no se presta para ser hábitat de roedores o microorganismos como hongos, por lo que se conserva en muy buen estado. 
  • El bajo mantenimiento, este no es constante y tampoco requiere de impermeabilización.
  • Facilidad en la manipulación e instalación, pues para esto no se requiere de maquinaria pesada.
  • Ahorro energético y versatilidad, este techo permite combinarse con tejas traslúcidas para aprovechar la luz natural, traduciéndose en ahorros de energía significativos, igualmente, se puede combinar con sistemas de aislamiento termoacústico, lo que hace que el sistema integrado sea mucho más eficiente.

De igual manera, vale la pena conocer, que por ejemplo un panel solar de 490W, uno de los más eficientes del mercado, mide 2.4 m2 y pesa 30 Kg, es decir, 12.5 Kg por m2, si le agregamos los accesorios necesarios para su anclaje o agarre, el peso total sería de 13 Kg por m2

Una cubierta de fibrocemento, incluyendo los traslapos y la humedad, pesa 13,5 Kg por m2, si la reemplazamos por una cubierta metálica como standing seam, sin núcleo más loa paneles solares que cubran un 70% de la misma, no le estaríamos agregando peso a la estructura, sino que por el contrario le quitaríamos 400 Kg.

Para tu caso específico, estas cifras se calcularían con base en la cantidad de paneles que necesites según tus necesidades energéticas y dependiendo de ello, podrías definir, con criterio, si es necesario cambiar tu cubierta o cuál sería la mejor manera de instalar tu proyecto de energía solar en el sentido de no ser invasivos. 

185 Visitas

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicadoLos campos requeridos están marcados *